dilluns, 22 de gener de 2007

Banderas de nuestros padres


Ayer, justo un rato derspués de plegar del trabajo y comer me volví a ir al cine, y todo hay que decirlo, en muy buena compañía. Una vez estuvimos delande de la maravillosa y majestuosa entrada de los antes y siempre AMC y ahora Cinesa, cojimos el prospecto, receta, libro, etc. (toda ésta lista de "sinónimos"es lo que entiende la gente que se acerca a taquilla por programa) y después de mucho discutir y de pensar en los horarios de salida para hacer coincidir con la cena, etc. decidimos ir a ver la "nueva" de Clint Eastwood, nominada a los globos de oro y posiblemente a los Oscar (perdón pero no se poner el copyright), Banderas de nuestros padres.
La peli esta muy bien rodada, la imagen, luz, color, planos, etc. estan muy cuidados y hechos con buen gusto; pero la temática de la película se me hizo un tanto tediosa. La moraleja de la película es algo tan obio, o por lo menos que yo ya tenía tan asumido, que prestarle atención a más de dos horas de película para que al final salga un "héroe" de guerra jubilado explicándomela con voz en "off" me parece innecesario. Sé que los héroes son algo que grandes potencias, y no tan grandes, tienen que inventarse para sacar a relucir el lado subjetivo, reflexivo y sensible de sus ciudadanos (en éste caso los patriotas estadounidenses) y de ésta manera desviar la atención de éstos hacia otros asuntos que mantengan a la susodicha gran nación unida y cohesionada entorno a una gran bandera.
Pues Clint Eastwood parece haberse enterado hace poco, o a lo mejor, ha creido oportuno rodar ésta película ahora que USA (la administración Bush) parece ser más mala y destructora que nunca. Pero, Amigo Clint, seguro que tu has visto y venerado muchas y muchas banderas rayadas y con estrellitas a lo largo de tu vida, aunque a lo mejor ahora ya te estés cansando de hacerlo.
De todas formas, si de algo me sirvieron las horas que pasé en el cine, fueron para reafirmarme en mis pensamientos o sentimientos al respecto.
Respeto las banderas y la gente que las venera aquí y allá, incluso yo también, como todos los mortales, puedo identificarme con una o varias en algún momento de acusada sensibilidad, pero nunca dejaré que una bandera me ciegue la vista y me distraiga de otros asuntos (la gran mayoría) mucho más apremiantes, objetivos y tangibles. Porque son éstos últimos (y no otros) los que realmente marcan, sino la historia, sí la vida (o la muerte, ver foto) de las personas de un país, una nación, un estado o el mundo en general.

3 comentaris:

Ramon G. ha dit...

Sota el meu punt de vista, la peli es bastant pèssima. No ma convencut gens. M'imaginava una altre cosa, poster es que jo no em fixo gaire en la ilumicació, els colors i aquestes coses. El final es fa lentíssim, i la peli en general es bastant llarga.

Salut i peles!!

kalenda maia ha dit...

Ei noi!
Soy kalenda maia. Por fin me he hecho un blog, con el que dejar constancia en la red de la cantdad de payasadas que se me ocurren. Nos vemos! ;)

Xavi Boix ha dit...

Hola Carlos !! canvia el link al meu bloc si us plau !! : lamaesquerra.blogspot.com